Amar al cuerpo que duele

Esta semana la fisio me dio permiso para “escalar un poquito con mucha calma” y hoy me he puesto los gatos por primera vez en dos semanas. Dos semanas no son nada, hemos pasado confinamientos más largos y, con suerte, hasta vacaciones. No son nada a menos que sientas dolor. Cuando sientes dolor la percepción del tiempo se ve alterada, especialmente si no sabes cuando se va a ir. El dolor da miedo y el miedo es un espejo en el que no queremos mirarnos. El dolor te para en seco y al parar escuchas silencios que no siempre quieres escuchar. Uno de estos días vi un tiktok de un chico que decía que el dolor es lo que nos hace estar realmente presentes, y que únicamente sentimos nuestro cuerpo cuando duele. Otra mañana vi una ilustracion de @nono.rueda en la que ponía: “El cuerpo perfecto es el cuerpo amado”. La frase parece hacer referencia a amar el cuerpo tal y cómo es estéticamente, pero yo me quedé pensando en el cuerpo que duele y en cómo nos relacionamos con el cuerpo cuando duele. Estas semanas he tenido que hacer un tremendo esfuerzo para ver más allá del dolor y de la escalada tal y como la venía practicando pero, sobre todo, para seguir amando al cuerpo que duele.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: