Sabes lo que haces

Después de una mañana intensa hacemos la última vía del día. Ya hace un poco de calor y el sol amenaza con cubrirnos en breves, pero la vía es fácil y además solo tengo que subir de segunda y desmontar el descuelgue. Sin embargo, al empezar a escalar me doy cuenta de que ya estoy cansadísima y fatigada, las presas se me resbalan, se me olvida quitar la cuerda de algunas cintas y tengo que retroceder varias veces para hacerlo porque así no puedo seguir. Al fin llego pero, ups, no veo donde sostenerme para hacer la maniobra. La repisa más cercana queda lejos y desde ella no llego a anclarme con el cabo de anclaje. Le grito a O. pidiéndole consejo y ella me dice que me eleve un poco, me ancle con el cabo y haga la maniobra así, colgada. Joder qué miedo. Pero, en fin, lo hago, abandono mi repisa, compruebo que el cabo me sostiene, y empiezo a maniobrar. Estoy a varios metros del suelo, el sol me da en la cara, he colocado el cabo de anclaje encima del mosquetón del descuelgue -“¡Mierda! ¡Si lo he leído un montón de veces!”- y con la tensión que ejerce el cabo es dificilísimo de mover. Total, que me ofusco. Sigo así unos segundos, “la cuerda por aquí… el ocho por allá… maldito mosquetón…”. Entonces, en medio del ofuscamiento me paro en seco, me quedo colgada, sentada sobre el arnés, miro alrededor, observo el entorno precioso en el que estoy, hay pajarillos, la roca es bonita, el cielo azul… y respiro, y me digo: “Sabes lo que haces. Confía en ti y hazlo”. Y así, sin más, se me pasa, se me clarifica la mente de golpe, me concentro, y termino la maniobra tranquila. Al bajar le cuento a O. la pequeña gran revelación que he tenido ahí arriba, recogemos todo el material al borde del golpe de calor y nos vamos pitando al río. Luego, ya en casa, releo algo que subrayé en el libro de Lynn Hill: «Esa experiencia me enseñó a no dejar que el miedo interrumpiera mi concentración una vez me había decidido a empezar algo. Ese elemento de la filosofía gimnástica se trasladaría a un aspecto importante para mí de la filosofía de la escalada».

La primera foto es O. palpando el terreno, la segunda yo, tal y como me sentí subiendo: borrosa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: