El hype

Cuando descubro algo me entra un ansia increíble por saberlo absolutamente todo. Leo revistas, blogs, redes, foros… todo parece poco. Necesito rellenar los huecos. Impregnarme hasta el tuétano. A veces me asusto, pienso ¿me cansaré cuando se me pase el hype? ¡No quiero que se me pase el hype! Me aferro al hype, a la adrenalina, al subidón. Surfeo la ola, me mojo en un mar de agua dulce. Me dejo secar al aire. Leo sobre nudos que no he hecho, sobre ascensiones que no sé si haré. Quiero saber los tipos de escalada, las diferencias entre ellas, ¿cómo se escala en una fisura? ¿Cómo se monta una reunión para varios largos? ¿Qué diferencia un mosquetón hms de uno no hms? Quiero quedarme y quiero moverme, conocer la roca local, y la lejana. Tocar, tocar, tocar, quiero tocar las texturas, los recovecos, quiero que mis manos recojan la información del terreno, que mis nervios envíen impulsos a mi cerebro y que éste los decodifique y me diga qué es lo que estamos tocando, qué nos parece, qué nos hace sentir. Quiero escalar en la Pedri y en Frankenjura, en Albarra y en Fontainebleau. Quiero escalar con amigas y amigos, quiero tocarlas a ellas también, aprender de ellas, flipar viéndolas, sentir maldito orgullo y maldita suerte, y preguntarles: ¿Cómo narices has hecho eso? ¡Enséñame! Quiero que se me pase el hype y volver a encontrar un nuevo hype cada vez que toco la roca, cada vez que una amiga me escribe y me dice: “Tía, ¿nos vamos al campito juntas a escalar y comer rico?”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: